lunes, 24 de diciembre de 2012

Conjuro del cigarro

Hoy me han preguntado por teléfono sobre el conjuro de amor que se denomina "conjuro del cigarro". Llama la atención por lo básico de los elementos que necesita (un cigarrillo y un bolígrafo rojo) y la facilidad de ejecutarlo: sólo requiere escribir el nombre de la persona en el cigarrillo, fumárselo y repetir el conjuro. En este vídeo se aprecia su sencillez.


Es un hechizo que combina varios elementos: el origen natural del tabaco, el fuego, el nombre de la persona amada, el humo que viaja por nuestro cuerpo, inundando los pulmones, cerca del corazón para ser posteriormente exalado. El humo de tabaco lleva el nombre de la persona amada y los sentimientos de aquel que hace el conjuro. Son algunos elementos básicos del antiguo conjuro de amor o de amarre

En mi experiencia, la efectividad de este hechizo queda en parte mermada por la ausencia de elementos clave sí presentes en el antiguo conjuro. Puede ser efectivo en casos en los que los sentimientos de la otra persona no están muy alejados de nuestros objetivos o no hay otras fuerzas poderosas envueltas que puedan entorpecer la creación del amarre.

Elementos:
  • Tabaco: consumido por brujos y chamanes en todo el mundo, tiene muy leves efectos narcóticos y suele ser acompañante de otros mediadores más potentes.
  • Fuego: el fuego es la energía que vamos a aplicar para prender tanto el objeto del deseo (la tinta) como el mediador (tabaco) y que hará posible el cambio de estado.
  • Tinta: la tinta roja permite dar nombre a nuestro objetivo, ligándolo de manera permanente al mediador.
  • Humo: junto con la ceniza, es el resultado de la combustión. Su objetivo es recorrer el cuerpo del amante, conteniendo la esencia del amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada